Hoy en día y cada vez con más frecuencia, oímos hablar de los profesionales del Contract Management conocidos como Contract Managers o Gestores de Contratos, pero… ¿sabemos y conocemos qué es y a qué se dedica un Contract Manager?

La IACCM (International Association for Contract & Commercial Management) define al Contract Manager como: “un profesional multidisciplinar, con conocimientos jurídicos, financieros, comerciales, de operaciones y sobre todo es alguien que tiene los contratos muy presentes en su profesión. La función del Contract Manager ha de ser horizontal, interactuando con toda la organización interna de su compañía, y ha de ser vertical, participando en todo el ciclo de vida de los contratos desde la detección de la oportunidad, pasando por la negociación, firma, administración y llegando hasta la aceptación y cierre de los mismos”.

Personalmente, me gusta enlazar y asociar la aparición de este perfil profesional con el auge de proyectos bajo la modalidad de Project Finance. Aunque existen antecedentes de Project Finance desde siglos atrás, como por ejemplo, en el s. XIII, cuando la corona británica negoció con un banco un préstamo para la explotación de las minas de Devon. La corona no dio garantía ninguna al banco y el pago por el servicio consistió en que el banco se encargaría de la operación de la mina durante el primer año de vida, quedándose toda la producción de plata como pago del préstamo; no es hasta finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX cuando se comenzaron a construir en Inglaterra carreteras con préstamos privados basados en los peajes que se iban a recibir. Posteriormente, el dinero para hacer muchos ferrocarriles, sistemas de agua, electricidad, telefonía, etc., se obtuvo por el hecho de tener razonablemente asegurados el flujo de dinero a través de su explotación. Sin embargo, no es hasta hace unos 30 años, cuando se generaliza en todo el mundo. Durante los años 70 y 80 buena parte de los Project Finace realizados provenían de actividades relacionadas con el petróleo, prácticamente las únicas con volumen significativo. Su impulso vino con la crisis del petróleo en 1973, tiempo en el que muchos países y compañías se lanzaron a realizar exploraciones (Mar del Norte, Sudamérica…) para encontrar yacimientos petrolíferos y así hacer frente al encarecimiento del petróleo. Más tarde, durante los años 80, otros sectores se dieron cuenta de la oportunidad que el PF daba como fuente de financiación y se empezaron a desarrollar PF en minería, aeronáutica, infraestructuras, aviones y barcos…En los años 90 se produce la consagración del Project Finance: plantas de energía eléctrica, construcción de puentes, hospitales, aeropuertos, petroquímica, aviación, autopistas…

En el mundo anglosajón la figura del Contract Manager tiene una fuerte presencia desde hace casi una década, existiendo incluso formación específica y especializada al respeto, en otros países aún no se conoce demasiado esta figura. A día de hoy, se trata de una de las profesiones con más futuro en el escenario actual, cuya demanda ha crecido en los últimos años, debido especialmente, a la internacionalización de las empresas que cada vez con más frecuencia, se embarcan en grandes proyectos y obras a nivel internacional. Se puede decir que no se trata de una tendencia eventual, si no que se prevé que siga aumentando a medio plazo y largo plazo, afianzándose así como uno de los perfiles más buscados por las empresas.

Muchos son los sectores que actualmente reclaman este perfil profesional, entre los que destacan el de la Construcción, la Industria del Petróleo/Gas y Energía y Defensa o Aeroespacial.

En este contexto, resulta necesario contar con profesionales que controlen y gestionen los contratos de manera experta, es aquí donde éste entra en juego.

Contar además con sus servicios puede reportar a las empresas una serie de importantes beneficios que lo hacen incluso aún más necesario. Maximizar el éxito económico del proyecto; minimizar los riesgos del contrato, gestionando sistemática y eficazmente las alertas y las posibles reclamaciones, o evitar que los problemas se sobredimensionen con un seguimiento paulatino del contrato, son sólo algunos de ellos.

Contrariamente a lo que podría pensarse, el perfil del Contract Manager no es específico de profesionales de la abogacía, las finanzas o la ingeniería, sino que dependerá de las características de cada compañía y los requisitos que estas demanden. No obstante, un buen Contract Manager debería manejar varias disciplinas, contar con conocimientos jurídicos, financieros, comerciales, de operaciones y, sobre todo, debe saber desenvolverse a la perfección en la gestión de contratos.

Concluyendo, en una economía globalizada como la nuestra, entendemos que el perfil del “Contract Manager” debe ser esencialmente multi-disciplinario, es decir, tratarse de un profesional que pueda actuar naturalmente y con efectividad en lo que en inglés se denomina bajo la expresión “cross-functional teamwork” y sepa desempeñarse en diversas áreas no estrictamente relacionadas con su preparación académica de origen.

 

Fuentes: IACCM (International Association for Contract & Commercial Management)

http://br.escueladenegociosydireccion.com/business/rr-hh/contract-manager/

http://www.eleconomista.es/firmas/noticias/7247057/12/15/Contract-Manager-una-figura-en-alza-en-el-mercado-laboral.html

http://garvia.blogspot.com.es/2011/09/que-es-el-project-finance.html

Recommended Posts

Deja un comentario

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo